Curiosidades sobre los diamantes
mayo 14, 2018
Tips para comprar en una joyería online
mayo 15, 2018
Show all

Consejos Para Vender

Consejos para vender sus diamantes y obtener el mayor beneficio posible

Para vender las piezas de diamantes, nada mejor que estar completamente preparados antes de iniciar la negociación y la posterior transacción. El mercado de la compra venta de esta piedra preciosa suele ser muy formal en algunos casos, y dependiendo del lugar donde se quiera vender, el precio a obtener puede ser muy bajo, o muy alto. Preferir la seguridad y la integridad también forma parte de las decisiones para la venta. Algunos consejos generales para la venta de esta piedra preciosa son:

Averiguar el valor más real de la pieza de acuerdo a los criterios particulares

La mayoría de las joyas fabricadas en diamante llevan también otros metales preciosos incrustados, tales como el oro o la plata. Por eso, si se quiere, por ejemplo, vender joyas con diamantes, lo primero que debe hacerse es buscar precios por separado para cada uno de los materiales, ya que vender joyas con diamantes pero que también tengan oro, no es igual que vender joyas con diamantes y nada más.

En el mismo orden, hay que documentarse bien acerca de la procedencia y la marca del diamante que se tiene, ya que el precio variará mucho dependiendo de ello. También hay que tomar en cuenta el orfebre que realizó la pieza, ya que si es reconocido o afamado el precio pudiera dispararse. Otro aspecto importante es la antigüedad de la pieza. Diamantes con más de 70 años de realizados pueden  se objeto de tentación para coleccionistas, lo que puede traducirse en un buen trato final.

Hay que encontrar el lugar correcto para hacer una tasación o valoración

Aunque a primera vista mucha gente ve en las joyerías el lugar perfecto para vender sus prendas o joyas, nada está menos acertado que eso. Las joyerías son comercios a los que les interesa como a ningún otro, vender. Es decir: no les interesa en lo absoluto comprar. Mucho menos les va a interesar comprar al precio real, por lo que si se deciden a comprar un diamante será porque el dueño aceptó un valor muy por debajo del precio del mercado de segunda mano. Es decir, muchísimo menos a lo que debería ser lo justo.

Los mejores lugares para realizar tasaciones son en empresas de expertos en el ramo. Al final de este artículo se comenta una de las empresas con mayor reputación del mercado español. Si no se tiene mucho conocimiento al respecto, siempre se puede contactar con el Instituto Geomológico Español para solicitar más información acerca de lugares acreditados a los que se pueda acudir.

Vencer las tentaciones iniciales

Este consejo que pareciera escapar de cualquier otro ramo, menos del mercado de la compra venta de diamantes, nunca estuvo más acertado que ahora.

Cuando se venden diamantes, sobre todo al vender diamantes antiguos, es normal sentirse atraídos por la primera oferta que se hace sobre su joya. Es posible que vender diamantes talla brillante antigua es algo que hace alguien que necesita dinero. Sin embargo, eso no puede ser origen total para vender diamantes talla brillante antigua al primer precio que salga, al primer postor que salga, a la primera oferta que se haga.

Al igual que si se vendiera cualquier otra cosa, analizar diferentes presupuestos es parte de la negociación. A un buen diamante pretendientes no le faltarán, y la paciencia para encontrar la mejor oferta es clave.

La seguridad y la disminución del riesgo

¿Qué es lo primero que piensa alguien que va a vender un diamante? En su seguridad y en el riesgo de estafas o robos que hay en torno a tales negociaciones. Y no son conjeturas y prejuicios malintencionados. Ocurre en todos los lugares y mercados, y ocurre con mayor frecuencia en el mercado de las piedras preciosas y la joyería, donde el alto valor se traduce en un alto riesgo.

Por eso, para vender con seguridad y recibir exactamente lo que se merece, el consejo sobre a quién venderlo se hace recurrente: hacerlo únicamente a través de profesionales reputados. En todo momento. No importa en absoluto si hace falta pagar un costo de trámite o algo más. La seguridad personal y la integridad de la joya que se quiere poner en venta es lo más importante en toda situación.

Siempre vender, nunca empeñar

Como las necesidades de liquidez empujan a tomar decisiones poco atinadas, aquí va un consejo hecho a la medida de esas decisiones.

Cuando se piensa en vender una joya para solventar problemas de dinero, y la negociación se está tardando un poco o no aparecen los compradores, regularmente se entregan las piezas en casas de empeño para obtener rápidamente el capital. Sin embargo, los pagos de intereses por el préstamo más el pago propio del capital prestado hace que se pague cada mes por una joya que, en teoría, es de su propiedad. Al final de la jornada, resulta el doble de costoso y se incurrirá en una deuda igual o más grande de la que se quería salir.

Por eso, si se necesita dinero y ya se sabe que es un diamante lo que se venderá, hay que venderlo, nunca empeñarlo.